viernes, octubre 16, 2009

(0) Comments

LA POLÍTICA COMO CIENCIA - LA TEORÍA DEL CAOS APLICADA AL CAMPO POLÍTICO

PARA QUE SIRVE UNA "CIENCIA POLÍTICA"


La "Teoría de los Sistemas Fuera del Estado de Equilibrio" llamada también Teoría del Caos, desarrollada por Ilya Prigogine, tiene como el mayor de sus méritos haber integrado en un solo campo teórico a todos los campos de la ciencia, en especial a la física con la biología, y también puede aplicarse para la comprensión y control de los sistemas sociales, estableciendo un sistema de parámetros objetivos para estos procesos que trascienda y explique en forma objetiva el resultado que obtiene cada sociedad de las luchas entre los distintos sectores que se disputan el poder.




Los principios científicos se caracterizan porque se encuentran más allá de las declaraciones abstractas que caracterizaron el discurso político, y que han perdido significación por el abuso que se ha hecho de términos tales como "paz", "libertad", "equidad", "justicia", etc., gracias a los cuales se dice algo y se ejecuta exactamente lo contrario de lo que se enuncia. Existe una tendencia a definir a la Política como un "Arte", lo cual contiene una parte de verdad, pues los cambio políticos realmente significativos obedecen a impulsos creadores de algunos líderes capaces de detectar cuales son los "atractores" que el futuro tiene sobre la realidad del sistema en el cual están inmersos, y eso hace que grandes masas de población los apoyen en los cambios que proponen. Pero no es menos cierto que la voluntad política que genera estos cambios depende de un conocimiento cabal de los procesos que están ocurriendo en la sociedad y, si este conocimiento tiene el rigor de la metodología científica, tiene la capacidad para debilitar la resistencia al cambio que siempre van a ejercer los beneficiados por el actual status quo.


No hay ciencia sin principios objetivos, o sea sin procedimientos que permita verificar la validez de dichos principio en el campo de la realidad. La estructura social es particularmente caótica, o sea que se encuentra en un estado inestable de equilibrio, como todo organismo vivo, lo cual hace posible observarla con los instrumentos teóricos que ha definido la Teoría del Caos. 


LA APLICACIÓN DE LA TEORÍA DEL CAOS AL CAMPO POLÍTICO


El poder siempre se ejerce sobre otras personas, estas pueden ser pocas o muchas, pero la naturaleza del poder siempre es la misma. El poder siempre es una experiencia compartida, no existe el poder absoluto, pues aun el dictador más autoritario no puede ejercer el poder en solitario. El secuestrador o el carcelero se presentan como los únicos casos de posible ejercicio del poder absoluto, pero esto es imposible en términos políticos, donde el que detenta el poder siempre necesita de la anuencia de muchos otros, para lo cual las dictaduras pseudo democráticas se han visto  obligadas a establecer sistemas de libertad ilusoria ampliando los límites del muro carcelario en las sociedades "modernas" mediante la mercantilización de la cultura.


Estos sistemas carcelarios con ilusión de libertad, quedan en descubierto cuando se analiza el funcionamiento del poder como un sistema de circulación energética entre distintas personas dentro de una estructura física y organizativa determinada.


Es evidente en este caso que, si varia la estructura física u organizativa, el diagrama del flujo energético del poder también variará, lo cual nos lleva a la concepción del "Poder como control del flujo de energía social", o sea del sistema de intercambio entre las personas,  sistema que puede ser estudiado a la luz de las leyes del Caos, que precisamente tratan sobre el comportamiento de la energía en el Universo explicando los procesos del universo físico y biológico mediante la observación sobre lo que sucede con la energía que circula en los sistemas y en el intercambio que existe entre cada sistema con lo que lo rodea.


Estos procesos tienen tres posibilidades, el mantenimiento de la  energía, la disipación o pérdida de la energía y la incorporación de energía. En esta concepción, el concepto de energía incluye al de organización, pues depende de esta última que la energía se conserve, se incremente o se pierda. La disipación de la energía se designa como entropía (una de las viejas leyes de la termodinámica que afirma que cualquier sistema organizado tiende a desorganizarse por el mero paso del tiempo), y el proceso opuesto es el que se designa, a falta de un termino mejor, como entropía negativa o "antientropía". En el caso de los seres vivos, la entropía negativa no es otra cosa que "la Vida", o "Fuerza Vital".


En el campo de los Sistemas Políticos podemos entonces diferenciar a estos comportamientos como Fuerza Vital, a aquellos que mejoran el comportamiento energético de una sociedad, y Entropía Social a aquellas actividades que desorganizan a las sociedades y disipan las energías de sus miembros o destruyen las organizaciones que mantienen estable al sistema social.


El comportamiento energético de cualquier sistema se establece por el intercambio que dicho sistema establece con el exterior del mismo, o sea que se puede diferenciar siempre un campo interior al sistema y un campo externo. En el caso de una célula elemental, el intercambio entre el interior de la célula y el exterior se produce a través de la membrana que la separa de su ambiente. En el caso de un país, las fronteras tienen las mismas funciones que la membrana celular.


Ilya Prigogine, el autor de la teoría por la cual le dieron el Premio Nobel de Química, descubre que todos estos procesos (obvios en el caso de la biología, pero no en el campo de la física) tienen una única dirección, a la que llama Flecha del Tiempo, y que esta siempre apunta hacia el Futuro.


Esto lo lleva a otro descubrimiento muy importante: No es el pasado el que establece la Dirección de la Flecha del Tiempo, sino la estructura externa con la cual el sistema interactúa, esta capacidad de interacción es la que determina las posibilidades de transformación del sistema. En otras palabras, Prigogine descubre que los sistemas caóticos evolucionan de acuerdo a las condiciones de supervivencia que establece el contexto (o sea el medio ambiente externo), o sea que la evolución no es "empujada" por el pasado (o sea por los resultados generados internamente en el sistema), sino que la evolución energética de un sistema es "atraída" por la variación de las relaciones que existen entre un sistema y su contexto. Estas variantes están en estado potencial hasta que se expresan en la realidad perceptible, o sea que la tendencia de los cambios siempre se encuentra oculta en "algo que está por suceder", o sea por el futuro. Al conjunto de variables que producen esta atracción los designa como "Atractores".


En el campo político, es claro que la política de cualquier nación (o grupo social cualquiera) no puede ser otra que la que considere constantemente las relaciones que existen entre las fuerzas internas y las oportunidades o presiones que emergen de las otras naciones. Cuando se habla de "Perder el tren de la Historia" se hace una referencia a la falta de percepción acertada sobre el comportamiento de los Atractores existentes, durante la toma de decisiones políticas.


LOS "ATRACTORES" EN EL CAMPO POLÍTICO


En el territorio de la Física sólo es posible prever el comportamiento futuro de cualquier sistema energético mediante estadísticas que evalúan las posibilidades de resultado final que establecen los atractores principales. Esta previsión estadística, en un caso extremo puede prever que existan 99% de posibilidades que, en el estado actual del sistema y del contexto ocurran, los acontecimientos designados como "A" y sólo en un 1% que ocurra lo designado como "B", pero eso no quiere decir que ocurrirá "A", pues puede ocurrir "B", porque siempre, aún en el mundo del microcosmos, existen factores que escapan a nuestra comprensión, así que si bien es posible definir que es mucho más probable que las cosas evolucionen hacia "A" con mucha mayor probabilidad que hacia "B", eso no quiere decir que "algo" haga que finalmente lo que ocurra sea "B". Es por eso que la Teoría del Caos establece que "el futuro es imprevisible".


En el campo humano, podemos decir que las "profecías", "premoniciones", las "predicciones" no son otra cosa que la capacidad que tienen algunas personas para identificar los principales Atractores que una situación determinada genera con respecto al contexto externo y así definir el resultado de estos acontecimientos. Cuando la profecía se cumple en contraste con las opiniones vulgares, es porque estas últimas descalifican algunos de los factores en juego en el sistema analizado o las variantes que ocurren en el contexto externo.


EL CONCEPTO DE UMBRAL DE CRISIS Y LAS REVOLUCIONES


Lazlo aporta otro descubrimiento a Teoría del Caos, con el concepto de "Umbral de Crisis", describiendo que un sistema cualquiera, cuando pierde tanta energía que no puede mantener su organización interna, ingresa en un punto llamado Umbral de Crisis, que una vez transpuesto el sistema tiene solamente dos opciones: O se transforma en algo diferente a lo que era antes de llegar al Umbral de Crisis o se disuelve, o sea que el sistema no sigue existiendo como tal.


Cuando las fuerzas energéticas que mantienen el equilibrio a una sociedad, incorporan tanta entropía que el sistema se desestabiliza ingresando en un Umbral de Crisis, se genera lo que  designa como Situación Revolucionaria. En este caso, la sociedad en crisis tiene dos salidas posibles: o el sistema se transforma de acuerdo a las demandas de aquellos que representan la necesidad de que su sociedad quede alineada con los Atractores que requieren la transformación, con lo cual la revolución triunfa, o bien la revolución fracasa, porque los factores de poder preexistentes eliminan las perturbaciones que ocasionaban aquellos desequilibrios que modificaban el sistema existente, al que suele designarse como "status quo".


Ambas soluciones pueden materializarse con tiempo o con muertes, sean estas violentas o solapadas, en ambos casos se trata de eliminar a los elementos que perturban el equilibrio del sistema. En el caso de una revolución se trata de radiar a los elementos antinacionales que se oponen a que la sociedad recupere su alto desarrollo energético, en el caso de las contrarrevoluciones (como la contrarrevolución neoliberal que se instaló con la Globalización) se trata de eliminar o hacer desaparecer del escenario político visible a aquellos que se oponen a la destrucción de los sistemas de generación energética de la sociedad.


LOS SISTEMAS ENERGÉTICOS DE LAS SOCIEDADES


1.) LA FISIOLOGÍA SOCIAL (del griego phýsis: naturaleza y logos: tratado, o sea la ciencia que estudia los procesos y funciones del organismo social)


Toda sociedad tiene dos sistemas asimilables a los sistemas biológicos: Un sistema "vegetativo" de funcionamiento aparentemente automático, al que en general se denomina como "Infraestructura", que comprende las redes de distribución (energía, agua, alimentos, movimiento de mensajes, personas y mercancías, desechos, etc.) y la producción primaria (agroganadera, mineral, metalúrgica, química, petróleo, etc.), y


Un Segundo Sistema, de funcionamiento consciente, que es el sistema creativo de bienes, servicios y conocimientos, que suele llamarse "Superestructura", que son los que se encuentran sometidos a los vaivenes políticos y las luchas por el poder más evidentes pues gran parte de estas estructuras pueden modificarse con relativa facilidad.


Entre ambos sistemas se encuentra el "cuerpo social", o la Vida Ciudadana, que no es otro que la vida cotidiana de las personas que integran la sociedad, a la que puede designarse como "Estructura Social" que es la que brinda sentido a los otros dos Sistemas, uno que la nutre y otro que se ocupa de mantenerlo en funcionamiento. El cuerpo social se encarna en la infraestructura y se expresa mediante la superestructura, y  participa activamente en el funcionamiento de los mismos.


Un Tercer Sistema es el Sistema Monetario, que tiene la propiedad de hacer circular un tipo de particular de energía, la energía de intercambio a través de todos los pisos y recovecos de la sociedad. Este sistema puede ser asimilado al sistema sanguíneo en los seres vivos. Si se controla la cantidad de sangre y la forma en que esta circula, se puede controlar en gran medida como funciona todo el sistema social, pues determina tanto el funcionamiento de la Superestructura que ejerce la Administración y el Control del Flujo Energético, de la Sociedad que consume la energía (y también genera una parte de ella) y de la Infraestructura que es la responsable de la gran masa de generación energética.


El Cuarto Sistema es el Sistema de Información, la cual circula de diferente manera en el Sistema Vegetativo, en la forma de hábitos y costumbres, que pueden asimilarse a la Información Genética en los organismos vivos, y también en el Sistema Consciente, en la cual la información es percibida por los órganos sensoriales de la sociedad. El escándalo que estalló con la "propaganda subliminal" se debió a la forma burda de instalar ideas ajenas a nuestra voluntad consciente. En este caso, las propuestas revolucionarias siempre tienden a "Aumentar el Nivel de Conciencia Popular", las estrategias contrarrevolucionarias, tienden exactamente a lo contrario, sumir a las masas en un "Ensoñamiento no Consciente" que impulse a las actuaciones automáticas inducidas por los medios masivos.




Buenos Aires, 14 de enero de 2007
0 Responses to "LA POLÍTICA COMO CIENCIA - LA TEORÍA DEL CAOS APLICADA AL CAMPO POLÍTICO"

Publicar un comentario en la entrada